Saborear Tailandia sin salir de Barcelona

Chileglobe-bangkok-cafe-restaurante

Seguimos haciendo ruta picante por Barcelona.  Esta vez hemos ido al Bangkok Café, nombre que hace referencia a la capital de Tailandia.  Este pequeño restaurante está en una zona muy tranquila del barrio de les Corts, tienen una pequeña entrada y normalmente siempre hay gente esperando.  Así que no dejes de reservar antes de ir.  Y si puedes, mejor reservar el segundo turno, pues no tendrán prisa que dejes el sitio para el siguiente turno. 

Por cierto, sabias que en thai a la capital de Tailandia se le llama Krung Thep y significa «la ciudad de los ángeles».  Pero universalmente se le conoce como Bangkok.  Ésta ciudad es la más poblada de Tailandia y también la más cosmopolita; en ella conviven tailandeses, japoneses, chinos, birmanos, camboyanos, europeos, etc .  Y para disfrutar de su gastronomía no tienes que ir a restaurantes caros, pues la tienes en la calle, al abasto de todos.  Son los amos y señores del «Street food», de la comida ambulante y de los tentempiés!!

Ahora volviendo al Bangkok Café de Barcelona, desde el exterior ya se empieza a percibir los olores de la comida tailandesa.  Mezclas de limón, cilantro, chile, coco…Mmmmmm!! Olores que realmente te invitan a entrar.  Tuvimos que esperar un poco (y eso que teníamos reserva) pero pudimos ir leyendo los platillos que tenían (no hay que perder tiempo!).   Los camareros y camareras (todos tailandeses) son muy amables aunque se les nota el ajetreo.

Dentro del restaurante, a pesar del estrés, una camarera se toma el tiempo para aconsejarnos sobre las bebidas y sus platillos.  Como nos gusta probar lo de la tierra, vamos directo a lo thai.  Así que de beber pedimos cerveza Thai: Singha es bastante suave pero no está nada mal.  Junto con la cerveza nos trajeron un tentempié, gentileza de la casa, de won ton frito con una salsa de chile dulce y cilantro muy rico.  Vamos calentando motores…

Entrantes

En la carta marcan con un chile lo que pica poco, dos chiles lo que pica más y tres chiles lo que pica bastante, obviamente vamos a lo picante y de entrada pedimos una ensalada Yam Wun Sen, que es una ensalada con noodles transparentes con mariscos, cacahuetes y un aliño picante. Estos noodles, que se les conoce como tallarines celofán, están hechos de almidón de alubia mung o comúnmente llamada soja verde o frijoles chinos a éstos.    La camarera me advierte que es picante y yo encantada! 

chileglobe-bangkok-cafe-restauranteTambién pedimos Salad ped, una ensalada menos picante con pato, mango, coco, cebolleta, menta y un aliño de mermelada de chile.

Los dos entrantes estuvieron excelentes, pero sinceramente la Yam Wun Sen, es una mezcla de sabores creativa y perfecta, a parte que los tallarines celofán me encantan! Tengo que volver para comerlos de nuevo!!

Segundos

También pedimos dos segundos, aunque la camarera se impresionaba de nosotros y nos decía que era demasiado, pero como estábamos para probar y poderles hablar del restaurante le dijimos que no se preocupara que si sobraba nos lo llevaríamos, nos gustó mucho que nos aconsejaran tanto del nivel de picante como de la cantidad de los platos.  Esto se agradece cuando uno desconoce la gastronomía del país.

Pedimos un pollo Kai Ka Praw que está hecho al wok con albahaca, cebolla, judías verdes y chile.  Realmente una delicia y efectivamente bastante picante como también nos había dicho la camarera, pero si te gusta llevar al límite a tus papilas gustativas, te lo recomiendo. 

Y otro un poco o casi nada picante pero con un gran sabor: Khung rad prik que son langostinos crujientes con una salsa de tamarindo y albahaca. 

chileglobe-bangkok-cafe-restauranteTodo acompañado con arroz frito.

Desgraciadamente, no pudimos comer postre por razones obvias; pero habían unas trufas con chocolate picante que se veían muy buenas, la siguiente me las pido!!

Cabe decir que la camarera tenía razón y nos llevamos un poco de los dos segundos a casa y los disfrutamos al día siguiente.  Las cantidades son bastante copiosas así que si eres de esos que no les gusta llevarse una “doggy bag” y son dos personas con dos primeros y un segundo para compartir tienes de sobra, y si quieres comer postre un primero y un segundo a compartir.  El nivel de picante que ponen es bastante acertado y cuando dicen que pica, pica de verdad.  Pero el sabor es genial!

Como el restaurante es pequeñito, podía ver otros platos de mesas vecinas y si lo tuyo no es picante extremo el Pad thai se veía genial y el Panang kai (curry rojo con pollo) también.   Esto lo dejaremos para la próxima, que seguro habrá.

En cuanto al precio de media te gastas 20€ – 25€.  

Gracias Bangkok Café por esta suculenta cena! Volveremos!!  Por cierto, tienen otro restaurante que se llama LAM, pero este aún no lo conocemos.  Tendremos que ir.

Ojalá que te guste tanto como a nosotros y sobre todo recuerda pedir reserva.

Hasta pronto!!

Bangkok Café

Carrer d’Evarist Arnús, 65 -Barcelona
Bangkok Café FB
+34 933 39 32 69

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *