¿Te atreves a echar un pulso con la madre naturaleza?

Chileglobe-naturaleza
Imagen vía Wikipedia

Lo que la madre naturaleza pone como mecanismo de defensa el hombre se atreve a hacerle un pulso y ver quien puede más.  ¿De que hablo? pues precisamente de la capsaicina, esta substancia que te hablé en otro post que hace que el chile tenga este ardiente efecto.  La naturaleza puso la capsaicina allí para proteger a la planta del chile de determinadas bacterias, hongos y por supuesto para ahuyentar a determinados tipos de depredadores, así cuando un depredador consume un chile su ardiente efecto provoca rechazo y la planta del chile puede perpetuar su especie.

Pero, el hombre ha ganado el pulso, ha adaptado ese picor a sus comidas, ha aprendido a utilizarlo y a disfrutarlo.  No cabe ni la menor duda que el ser humano es un ser increíble y se adapta a todo!

Una curiosidad es que la capsaicina no les provoca rechazo y dolor a todas las especies, es interesante ver como en muchas ocasiones la naturaleza tiene pactos de mutua ayuda, un pacto win – win; y la planta del chile tiene justo este “contrato” con la mayoría de las aves.  Ambas partes ganan: los pajaritos comen sus frutos y se alimentan y la planta del chile aumenta la diseminación de sus semillas para perpetuar la especie.

Y tu, ¿ ya le has ganado el pulso a la capsaicina? ¡Atrévete! seguro que empezarás a disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *