La salsa boliviana por excelencia: Llajwa

Llajwa Chileglobe

Hace unos días fui a uno de mis lugares preferidos en Barcelona, el Mercat de la Boquería y sobre todo a Casa Soley, donde aparte de ser el mejor lugar para comprar chiles frescos, es un lugar donde todos los que forman parte de Soley son entrañables y amigables.  Me encanta ver al Señor Eduard, siempre alegre al pie del cañón y apoyando a sus hijos.    Esta época es cuando menos variedad de chiles hay, ya cuando entra el calor es cuando hay de todo y de todos lugares.  Estaba mirando que comprar pero Ismael y David me dijeron que nunca compraba Locotos y esos son de su tierra, de Bolivia, así que les pregunté qué tanto picaban y como los comían.  Uff! con todo, me comentaron.  La misma respuesta que yo hubiera dado de cualquier salsa mexicana! Así que ya te imaginarás que salí de la Boquería con unos cuantos Locotos bolivianos.  Y por supuesto, iba a preparar una salsa boliviana.  Tengo un libro de chiles, y comentaban que la salsa más famosa es la Llajwa, de hecho es LA Salsa boliviana! Así que allí vamos.

Es sencilla de hacer y la receta original es simplemente, tomate, locotos y un poco de sal.  Acompaña a todas las comidas, desde un trozo de pan hasta un guiso.  Dependiendo del lugar de Bolivia donde se hace, se añade alguna hierba aromática, como la Quirquiña, Huacatay o Cilantro.  Pero lo más importante de la salsa son lo Locotos, unos chiles de la especie Capsicum Pubescens con un sabor afrutado y crujiente, con un nivel de picante en la escala de Scoville de 30.000 a 100.000 SHU.  Se consumen frescos en salsas o cortados en juliana.  A mí no me parecieron picantes, pero no me hagas demasiado caso con el tema del picante y guíate más por el nivel de picante de la escala de Scoville, eso sí me encantó su gran sabor.

Bueno y después de esta pequeña introducción, vamos a la receta.

Locoto-Llajua-ChileGlobe

Salsa Llajwa o Llajua

INGREDIENTES (1 taza)

4 locotos bolivianos (sin semillas si quieres que no pique demasiado)

1 tomate rojo

1 cucharada de cilantro fresco (solo las hojas)

1 cucharada de albahaca fresca (solo las hojas)

1 cucharadita de cebolla cortada en cuadritos

Sal al gusto

PREPARACIÓN:

Triturar todos los ingredientes menos la cebolla con un minipimer o robot de cocina, no tritures mucho pues queremos que quede como si lo hubiéramos hecho con un molcajete o batán (como le dicen en Bolivia).  Después añadir sal y la cucharadita de cebolla picadita.  Listo! A comer con lo que quieras, dicen que en Bolivia se suele comer con pan.  Queda bien con carne, pollo, totopos, quesadillas, lomo, huevo, en fin, con todo.  Quedó picante medio, la próxima vez le dejo la mitad de las semillas a ver qué tal.  Eso sí, hay gustos para todo, a una de mis hijas le fascinó y me dijo que mejor que no picara tanto.

Las particularidades o diferencias de ésta receta es que he utilizado cilantro y albahaca,  originalmente se utiliza una hierba aromática muy utilizada en Bolivia que es la Quirquiña o Papaloquelite pero aquí no es muy común y es difícil de conseguirla.  Podría haber utilizado solo cilantro pero entonces el sabor sería similar a una salsa mexicana y quería se pareciera o acercara al sabor de la original.

A ver si algún boliviano se anima a hacerla así y me dice que le parece esta mezcla de hierbas aromáticas.

Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *